Consultoría Deportiva | Asesoria Marketing Gimnasios - Manel Valcarce logo

Sedes Deportivas Olímpicas: ¿qué ha sucedido en 125 años de Juegos? 

  14/10/2022 18:45 Gestión Deportiva


Los primeros Juegos Olímpicos (JJ.OO.) de la historia, se celebraron en la Antigua Grecia, concretamente en la ciudad de Olimpia. Estos juegos, conocidos ahora comúnmente como los Juegos Olímpicos de la antigüedad, se celebraron durante los años 776 a.C. hasta el 339 d.C. Tras más de 1.500 años sin celebrarse, en el siglo XIX surgió la idea de realizar un evento similar al que se hacía en la Antigua Grecia, y de la mano del Barón Pierre de Coubertin se fundó el Comité Olímpico Internacional (COI).

Desde entonces, los JJOO, han sido motivo de celebración y acontecimiento en todas las ciudades en las que se han celebrado. Los primeros juegos de la era moderna se celebraron en Atenas en el año 1896, y se han prolongado más de 125 años hasta nuestros días. La celebración de los Juegos Olímpicos supone un importante impacto en las ciudades que los acogen, ya que para su celebración hay que adaptar las instalaciones del país anfitrión. Este tema, es uno de los que más controversia causa, debido al elevado desembolso económico que supone la construcción de la infraestructura, y a la concepción de la población de que no siempre esta infraestructura es aprovechada al terminar dicho acontecimiento deportivo. Por ello, son muy comunes varias preguntas al respecto, siendo algunas de las más habituales; ¿Qué sucede con las sedes una vez terminan los JJ.OO.?; ¿Cuántas de ellas siguen siendo usadas y son útiles para los ciudadanos locales?

Para responder a estas preguntas, el COI ha elaborado un amplio informe (ver fuente al final del artículo), verificado por KPMG, en el cual se recoge lo que ha pasado en las diferentes sedes y sus infraestructuras durante los últimos 125 años. En este informe el COI cataloga como instalación, toda aquella infraestructura que alberga una competición u otros eventos importantes. Estas instalaciones son además clasificadas por dos parámetros; según el tipo de instalación que fueron durante la celebración de los Juegos, y según su uso actual. Según la primera clasificación estas instalaciones pueden ser: permanentes - existentes (la instalación ya existía antes de que se supiera que se celebrarían los Juegos), permanentes - nuevas (la instalación es construida por la celebración de los Juegos y permanecerá tras su finalización) y por último pueden ser temporales (la instalación es edificada para la celebración de los Juegos, y a su finalización se retirará). Además de la clasificación anterior, también se catalogan las instalaciones según su uso actual, por lo que pueden estar en uso o en desuso.

Se revisaron 923 instalaciones deportivas, desde Atenas 1896 hasta Pieonchang 2018, y se ha llegado a la conclusión que el 89% de las instalaciones son permanentes, mientras que el 11% son temporales. Se ha de tener en cuenta que el número de instalaciones empleadas durante la celebración de los JJ.OO. ha ido creciendo paulatinamente año tras año, ya que cada vez son más las disciplinas deportivas admitidas en las olimpiadas.

Figura 1. Número total de instalaciones Olímpicas de Verano y Invierno.

image

Fuente: Resumen Ejecutivo Más de 125 años de sedes olímpicas. Comité Olímpico Internacional.

Los resultados del estudio, afirman que el 92% de las infraestructuras del siglo XXI están siendo usadas hoy en día. Este porcentaje se va reduciendo a medida que se retrocede en el tiempo. Por ejemplo, para las olimpiadas celebradas a finales del siglo XX el porcentaje es de un 90%, para las de mediados del siglo XX es de un 82%, mientras que el porcentaje se reduce considerablemente en las olimpiadas de principios del siglo XX hasta un 70%. Esto se debe a que los avances tecnológicos han otorgado la posibilidad de construir infraestructuras mucho más versátiles.

En cuanto a las infraestructuras permanentes, se han contabilizado un total de 817, siendo un 85% las que siguen en uso por un 15% que están en completo desuso. Si contabilizamos el porcentaje de estas infraestructuras permanentes según si existían antes de que se destinasen los JJ.OO. a la sede en cuestión, o fueron construidas como motivo de la celebración de estos; el porcentaje prácticamente no varía siendo de un 83% y un 87% respectivamente.

El COI también analiza en el informe las grandes infraestructuras, es decir, aquellas que pudiesen albergar acontecimientos de gran interés popular, tales como Estadios Olímpicos, Villas Olímpicas, piscinas, velódromos… etc. Estas instalaciones tienen en común que habitualmente son las más costosas de construir y operar. En total se contabilizaron 247 complejos deportivos, de los cuales el 87% siguen siendo usados, mientras que el 13% está en desuso.

Otro tipo de infraestructura utilizada en las diferentes ediciones de los JJ.OO. y cuya popularidad va en aumento debido a los avances tecnológicos, son las construcciones temporales. Este tipo de construcción se caracteriza por ser instalaciones que son únicamente edificadas para la celebración de los juegos, y una vez terminan se desmontan. A principios del siglo XX, este tipo de instalaciones suponían alrededor del 17% del total empleadas para el desarrollo de la competición; alguno de los factores que explica esta peculiaridad es la reducida popularidad que tenían los JJ.OO. en esos años. Durante el resto del siglo XX el porcentaje de estas instalaciones se redujo a la mitad, y llegó a suponer tan solo un 7% del total.

Con la llegada de los avances tecnológicos, las estructuras temporales pueden garantizar una experiencia muy satisfactoria al espectador y no supondrán ningún coste futuro a la ciudad organizadora del evento; por ello en este siglo estas estructuras han vuelto a recuperar relevancia hasta alcanzar el 14% del total de las instalaciones empleadas para la olimpiada. Se espera que el número de instalaciones temporales siga aumentando en los sucesivos JJ.OO.

A lo largo de la historia ha habido casos que son dignos de estudio, y en los cuales el COI ha hecho especial hincapié en su informe. Estas sedes se caracterizan por diferentes motivos, y son;

  • Antwerp: 1920 en un contexto complicado, ya que fueron los primeros JJ.OO. celebrados después de la Primera Guerra Mundial. El 60% de las instalaciones de hace 100 años, siguen siendo usadas para diferentes fines como deporte, cultura, ocio y entrenamiento.
  • Innsbruck: celebrados en 1964 y 12 años más tarde. El 100% de las instalaciones empleadas para las dos olimpiadas, siguen siendo utilizadas.
  • Seúl: 1988 con una gran inversión. Edificaron 14 instalaciones permanentes nuevas, que sumadas a las 14 ya existentes, hicieron un total de 28. El 93% están siendo utilizadas mientras que solo dos han sido demolidas. El Parque Olímpico, hoy en día sigue atrayendo a una media de 14.000 visitantes diarios.
  • Atenas: se utilizaron 34 instalaciones diferentes durante su celebración en 2004. 32 eran permanentes. El ratio de uso una vez terminados los juegos, no es tan favorable teniendo el porcentaje más bajo con un 75%.
  • Río de Janeiro: celebrados en 2016, se emplearon 35 edificaciones, 28 permanentes de las que un 93% siguen siendo utilizadas, y 7 temporales de las cuales 2 todavía no han sido desmanteladas. No se pudieron llevar a cabo todos los planes preestablecidos. Un ejemplo era la intención de vender los 922 apartamentos que componían la Villa Olímpica como estancias de lujo, a día de hoy, permanecen todavía en su mayoría vacíos.


Fuente: IOC, 2022. Over 125 years of Olympic venues: Post-Games Use.

Artículo de Manel Valcarce para la revista Deporcam nº59.


Acceder información completa >>>


Descarga el resumen ejecutivo:

Compartir

 

Manel Valcarce

Manel Valcarce

 

 

Partners

cookies Información sobre Cookies
Este sitio web usa cookies propias y de terceros. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.
Aceptar Configurar